Salud Ocular

Tonometria

La tonometría ocular es una prueba diagnóstica que permite medir la presión existente en el interior del ojo, denominada presión intraocular (PIO). El aumento de ésta determina la posible existencia de un glaucoma, una enfermedad que afecta al nervio óptico y que constituye una de las causas más importantes de ceguera. También se puede realizar antes y después de haber practicado un procedimiento quirúrgico del ojo con el fin de detectar posibles complicaciones.

Topografía Corneal

La topografía corneal es una prueba diagnóstica que se emplea para conocer las características de la cornea, realizando un estudio del relieve de su superficie para analizar si existen irregularidades y conocer los diferentes grados de curvatura de esta membrana que recubre la parte exterior del ojo y que es esencial para la visión por sus propiedades ópticas de refracción. Aunque existe una gran variedad de equipos que se basan en diferentes principios, el resultado de todas estas pruebas permite analizar un mapa en tres dimensiones de la córnea, una representación de la superficie corneal que marca su curvatura, elevación, potencia y relieve.

Retinografia no midriatica

Se trata de una sencilla prueba mediante la cual se hace una foto de la retina del ojo (30º centrales), sin necesidad de dilatar la pupila. De este modo obtenemos información por visualización directa de la salud de la misma. Además, pueden detectarse y valorarse enfermedades como la diabetes o la hipertensión arterial.

Está especialmente recomendada en pacientes con miopías altas, glaucoma, diabetes, hipertensión o antecedentes familiares de patologías de retina.

Es aconsejable realizarla de manera regular cada uno o dos años a partir de los 55 años de edad.

Queratocono

El queratocono es el adelgazamiento y deformación consecuente de la córnea, en forma de cono. Habitualmente ocurre en la zona central aunque también puede ocurrir en la zona inferior de la córnea.

Los casos más avanzados precisarán de lentes de contacto rígidas para corregir el astigmatismo irregular.

Lentes de contacto esclerales

Son un tipo de lentes semirrígidas con un tamaño mayor de lo habitual, por lo que no se apoyan sobre la córnea sino sobre la esclera (la parte blanca del ojo), menos sensible, y resultan más cómodas de llevar. Se utilizan en los mismos casos que una lente híbrida, en sustitución de la lente semirrígida cuando esta no alcanza las irregularidades periféricas de la córnea o no logra centrarse de forma correcta; es lo que puede suceder, por ejemplo, en pacientes que se acaban de someter a una queratoplastia o en aquellos a los que se acaban de implantar anillos intracorneales. Este tipo de lentes también es aconsejable para pacientes con ojo seco severo, patología que se convierte en un gran problema en el día a día por la constante incomodidad y picor ocular que genera. Ante esta situación, las lentes esclerales están especialmente indicadas porque, al ser más rígidas y grandes, pueden llenarse de lágrima artificial, creando un reservorio que mantiene el ojo permanentemente húmedo. Las lentes esclerales requieren unas ventosas tanto para su colocación como para su extracción.

Image Description Image Description Image Description Image Description Image Description

Dirección

C/ Cervantes, 12
43500 Tortosa

Horario Invierno

L-V: 9.30 - 13.15 // 16:30 - 20.00
S: 9:30 - 13:15

Horario Verano

L-V: 9.30 - 13.15 // 17:00 - 20.30
S: 9:30 - 13:15